permalink

off

Consejos para una mamá primeriza

¿Acabas de ser madre primeriza y te asusta todo lo que se te viene encima? Ante todo no te preocupes, ya que es una situación totalmente normal por la que todos hemos pasado alguna vez. Por ello, hemos querido echarte una mano y hemos preparado un interesante post en el que te contaremos todos los consejos y todo lo que debes de tener en cuenta tras la llegada de un recién nacido a casa para no asustarte.

aire acondicionado bebe

Vamos a comenzar primeramente hablando y dando unos pequeños consejos sobre los cambios que se producen en el cuerpo de una mujer tras dar a luz. Queremos ayudarte a afrontar y llevar de la mejor forma posible todo tipo de cambio y a reaccionar rápidamente en cualquier situación.

Lo primero de todo, no te preocupes si se han producido extraños cambios en tu cuerpo, como pequeñas marcas en la cara o en la barriga. Esto significará que has tenido un parto totalmente natural y son las consecuencias del enorme esfuerzo que tuviste que realizar durante el momento de dar a luz. No les des importancia porque en apenas unos días desaparecerán por arte de magia. Otro aspecto que puedes haber notado es que sufras ardor al ir al baño, algo también totalmente normal tras haber tenido un hijo recientemente y todavía tener las heridas abiertas. Nuestro consejo; inclínate levemente hacia atrás para tratar que la orina no roce con los puntos.

Por otro lado, también es posible que  sufras pérdidas de orina sobre todo en acciones como reír, estornudar, toser… para controlar esas pérdidas, aunque te pueda parecer algo demasiado novedoso, lo mejor es  realizar una serie de ejercicios Kegel con algunas bolas chinas especiales. Al realizar movimientos con los músculos pélvicos reforzarás la posibilidad de cortar el flujo de orina.

Por último un conocido de todas o casi todas las que acaban de ser mamás: las hemorroides. Por desgracia, debido a la sudoración y a los esfuerzos, las hemorroides casi siempre suelen hacer acto de presencia tras recibir la llegada de un bebé. Una situación muy dolorosa y sobre todo incómoda, que se puede aliviar con baños de agua muy caliente. Lo mejor para acabar con ellas es utilizar una pomada especial y seguir los consejos básicos de tu médico.

La apariencia del bebé

Hay que tener en cuenta que los bebés pueden llegar a sufrir mucho durante el momento del parto, y algunos sufren heridas, hinchazones o rozaduras típicas en un momento tan delicado. Por ello no te asustes ni te preocupes si ves como tu bebé tiene la cara hinchada o la piel muy rojiza o transparente, ya que en unos pocos días se irá normalizando. Los bebés en sus primeros días están aprendiendo a desarrollar su sistema circulatorio, sus músculos oculares…

Los pañales y la lactancia

Prepárate porque en los próximos meses te vas a hartar de dar de comer a tu bebé y de cambiarle los pañales, por ello cuanto más consejos recibas y más trucos aprendas mejor será para ti.

Vamos a comenzar por los pañales. Aquí tendrás que tener todo un equipo preparado en casa compuesto por: pañales, toallitas, polvos de talco, crema hidratante, geles… en la tienda de bebés de Yodetiendas encontrarás lo que necesites. Una vez tengas todo lo necesario, toca aprender diferentes aspectos relacionados, como que la primera deposición que realice tu bebé se llamará meconio, y cuenta con un aspecto algo extraño y un color mucho más oscuro.

Poco a poco, tras expulsar el meconio, verás cómo se van aclarando las heces hasta tener un aspecto totalmente normal. Es recomendable cambiar el pañal de tu bebé, sobre todo en los primeros meses, alrededor de unas 10-12 veces al día, dependiendo del bebé en cuestión. Es importante que después de cada retirada de pañal, limpies bien la zona con agua caliente y te asegures de que quede bien seca. Te puedes ayudar con una toallita húmeda.

Pasándonos ahora al mundo de la lactancia, es importante que tengas claro que la leche materna es sin duda el alimento más apropiado, tanto para tu bebé como para ti, ya que está comprobado que las mamás que dan el pecho recuperan su peso y su figura mucho antes y tienen muchas menos probabilidades de sufrir una depresión post-parto. Si optas por la lactancia materna, es importante que tengas en cuenta que debes dejar de lado productos como la cafeína o el alcohol, ya que a través de la leche todo se transmite a tu bebé.

La hora del baño y de dormir

Durante los primeros días del bebé no hay que bañarle, debemos esperar a que el cordón umbilical se le caiga de forma natural. Si quieres enjuagarle un poco, puedes lavarlo con ayuda de una esponja o de una toallita húmeda. Es importante que no se sumerja en el agua. Pues el cordón umbilical es muy importante y precisa de muchos cuidados, por ello después del cambio de cada pañal hay que limpiarlo con un algodón empapado en alcohol.

Una vez se le ha caído el cordón, es importante bañar siempre al bebé a la misma hora, a ser posible por la noche, ya que así el agua les ayudará a calmarse y les permitirá dormir aún mejor por la noche. Eso sí, es importante que te asegures que el agua está a la temperatura adecuada, alrededor de 37º y que la habitación está perfectamente caldeada. Un resfriado para un bebé puede ser muy molesto.

Tras el baño llega la hora de dormir, siempre boca arriba y no demasiado tapado para evitar que sufra calor. Lo más recomendable es que al principio el bebé duerma en la habitación de los padres en una cuna. No te preocupes por los ruidos o por si tu bebé se despierta, ya que cuanto antes se acostumbre a descansar con el sonido de la vida diaria de fondo, mejor será tanto para ti como para él.

Comments are closed.